sábado, 23 de agosto de 2008

KONG algo más que una simple tienda-galería.



CHICLE_julio 2007
www.kong.com.mx

Juguetes, libros, playeras, discos, revistas, mochilas, macetas, pins, muebles, exposiciones de cuestiones gráficas, y por supuesto, un sabroso ambiente que se antoja para algo más que una simple tienda-galería; es Kong, un lugar en el que entra hasta tu mascota, donde se reúnen cerebros creativos de lo visual y en el cual te cambiará el estado de ánimo. Kong nació hace poco más de un año en el #143, de la calle Colima esquina con Córdova en la colonia Roma del Distrito Federal, bajo la idea de hacer, tener y ver lo que a sus creadores -Quique Ollervides, Cha!, Dr. Alderete y Clarisa Moura- les pone de buenas. Adéntrate en Kong con esta entrevista que sus creadores dieron para CHICLE.



¿Qué se siente ponerse ustedes y poner de buenas a la gente que en Kong encuentra artículos con ese nivel de diseño que los caracteriza?
¡Ponerse de buenas siempre se siente bien y si además pones de buenas a los demás, pues mucho mejor! En Kong siempre tratamos de crear un ambiente donde la gente se sienta a gusto, que la persona que venga no sólo se la pase bien en la tienda, en las exposiciones o en los eventos, sino que realmente sienta que ese es “su lugar”. Con el correr de los meses la gente convirtió a la tienda en un lugar de encuentro. 
Diseñadores, ilustradores y grafitteros, entre otros, se encuentran, a veces planeado y otras por casualidad en Kong y eso nos gusta mucho. Buscamos sorprender a nuestros amigos y clientes, tener siempre cosas nuevas, diferentes pero creo que si algo nos caracterizó e hizo de Kong un espacio que todos sintieron propio rápidamente es que allí te sientes bien, que Kong te invita a quedarte.

¿Han pensado que el mundo que representan en las imágenes de los cd´s de audio influye en la forma en que el escucha siente la música?
No sé que tanto un diseño influye en cómo la persona “sentirá” la música, pero seguro si le das un producto cerrado conceptualmente, es más probable que lo hagas sentir muchas más cosas. Hoy por hoy hay muchas bandas buscan a determinados diseñadores porque su estilo es mucho más apegado al del grupo y eso habla de que hay un deseo de darle a la gente la posibilidad de sentir e experimentar no sólo a través de la música, sino a través de un buen diseño.

¿Creen que Kong influye en la formación de la cultura visual de las personas que con un buen diseño ya no compran una maceta, una playera o una mochila cualquiera?
Sinceramente creo que esto se podrá ver mucho más adelante, por ahora sabemos que sorprendemos mucho a la gente y bien. La respuesta es muy positiva de parte de toda la gente que pasa por la tienda y eso nos indica que quizás no estemos haciendo tan mal las cosas. Volviendo a lo de influir, creo que no pensamos demasiado en ello cuando nos planteamos el proyecto o cuando vemos un artículo o pensamos en una nueva exposición; en ese momento pensamos: ¿nos gusta?, ¿lo compraríamos?, ¿invitamos a fulano a exponer?, su trabajo es increíble… y así más o menos las cosas han ido saliendo. Hacemos todo desde nosotros, desde lo que nos mueve, nos gusta y nos apasiona y en el medio aparece gente que también tiene cosas increíbles. Quizás si buscáramos influir sería desde el “es posible hacer lo que quieres”, no en diseño, no es una línea, sino en animar a la gente a no quedarse esperando a que las cosas pasen, si no en el buscar uno los caminos para llegar a lo que quieres.

¿De dónde surgió la idea de jugar con el diseño al aplicarlo a sus divertidos juguetes?
De ningún lado en particular y de todos. Es inevitable que como diseñador busques nuevos formatos de trabajo. Además de que todos somos compradores de juguetes y fue algo que se dio naturalmente.

¿Cómo ven al diseño en México y cuál creen que sea su futuro?
¡La pregunta del millón! Jajaja. Con muchas posibilidades en la medida que se busquen caminos propios y donde las propuestas sean autenticas y coherentes con lo que cada uno cree, esto siempre es un buen punto de partida. Es necesario arriesgar más pero creo que el potencial está y cada vez se ve más, ahora sí, no me pregunten del futuro porque el día que pueda adivinar el futuro, ¡le juego a la lotería! jajaja.